Conceptualizar discapacidad como capacidades diferentes.

Deberíamos entender el concepto de discapacidad, no como una falta de capacidad y enfermedad, sino como una capacidad diferente e individual y como en todo ser humano, única, y que justamente nos hace personas humanas con cualidades individuales, lo de diferente no pasa más que por la comparativa lógica hacia los otros, no como si hubiera seres superiores o inferiores. Es en definitiva no buscar normas para lo humano.

Porque si pusiéramos normas sobre las capacidades diferentes, todos somos discapacitados, todos tendremos discapacidades, porque hoy o en el tiempo carecemos de capacidades que poseen otros, y a la vez tenemos las propias.

Crear el concepto de “normalidad” es prácticamente imposible, ¿quién es un discapacitado visual, el que no ve, o el que no sabe ver?, no ver tampoco significa que no se perciba el mundo con otros sentidos, y muchas veces en una forma más rica que teniendo visión “normal”. Lo humano parece ser más que relativo.

Existen quienes quieren hacer una clasificación en cuanto a las posibilidades de éxito de una persona. ¿Pero a qué consideramos éxito? ¿Acatando qué normas sociales? y, ¿quién puede hacer el pronóstico preciso de lo que se llama éxito?, nadie puede saber quién llegará a tal posición social, o qué futuro tendrá, ni para sí mismo, menos para los demás.

Ciertamente la frase más común es que no se debe alimentar falsas expectativas en las familias y ayudarlos a aceptar el destino, y me resisto a ello, nadie puede saber el futuro, nadie puede en ninguna práctica profesional, dejar de creer desde el vamos. La quietud, la desesperanza es sí, una discapacidad muy difícil de curar una vez instalada.

Claro me dirán que algunos lo logran y otros no, sí, desde ya, como todos, como uno, como ustedes, como aquellos. Lo que sí sé, es que con mucho esfuerzo y dedicación se puede lograr el máximo potencial posible, pero en una realidad trabajada, pensada, buscada. Y en estos potenciales hay que esforzarse, saber cuáles existen, cuáles se pueden maximizar, cuáles profundizar; incluso iremos encontrando muchos nuevos en el camino, que hasta reemplacen a los que veíamos.

Si todo lo que podemos pensar es que tal persona “no puede”, no es que nos hayamos rendido nosotros, hemos llevado a la rendición al portador de una capacidad diferente, y por no despertar, lo hundimos en la obscuridad. Y tantas veces ya, un ser humano con capacidad diferente me ha mostrado tantos caminos y luces diferentes, que les doy gracias por no permitirme vivir en esa obscuridad tan temida.

Lic. Prof. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

images

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s