Lic. Pedro Roberto Casanova; Discapacidades humanas: el atropello a la dignidad del otro.

“La humanidad, la educación y la libertad. Son bienes preciosos que nunca se pagan demasiado caro, con la sangre, la inteligencia y la dignidad humanas.” (Karl Kraus)

Cuando hablamos de dignidad, hablamos lisa y llanamente de una condición que reviste a todo humano, visto como tal, y que debe acompañarlo desde que nace hasta que muere, y es parte de nuestro deber como parte del género humano, el ayudar a preservarla.

Es entonces un derecho de todos, y a la vez una obligación impostergable el mantener el respeto mutuo, dejar que los demás tengan una vida digna, y no ser parte de ningún ultraje, o humillación hacia ningún otro.

Así, debemos para respetar esta dignidad humana, respetar la autonomía, la libertad y el pensamiento que la otredad nos manifieste. Continuamente y en todo campo, situación y bajo cualquier motivo se ve como se avasalla este derecho propio de todo humano.

Las situaciones pueden ser muchas, y dan origen al racismo, al desprecio por una ideología que se ostente, a una condición física, a ser uno y diferente a la vez, y se manifiestan a través de muchas expresiones negativas hacia el respeto digno de quién se considera no merecedor de ciertas igualdades. Hay muchas formas de maltrato, verbal, físico, psicológico, y también cada uno de estos tienen muchas formas de mostrarse, a veces son directas, otras sutiles, otras ocultas, pero están allí presentes, no dejando ser al otro, queriéndolo obligar a actuar en la forma que se crea conveniente para que “encaje” en lo que según quién, corresponda.

El acoso es múltiple en sus estilos, y afecta a las personas volviéndolas huidizas, tristes, con falta de autoestima. También en las enfermedades, en las capacidades diferentes, a toda edad y tiempo, se ve esta falta de dignidad en el trato que se les brinda.

Sin dignidad, no es posible vivir, porque es fundamental, porque nos hace mejores personas, porque nos permite vivir sintiéndonos a gusto con uno mismo, sentirnos bien con la vida, y entender mejor el entorno, es decir nos ayuda a posicionarnos en la vida.

Es indudable que muchas veces sin darnos cuenta atacamos la dignidad del otro, y a la vez somos atacados, por eso debemos tener cuidado con nuestras actitudes, corremos el riesgo de hacer perder o que perdamos al mismo tiempo nuestra dignidad, y esta es el camino a la felicidad. Sin ella, lo humano se desdibuja.

Entonces, quienes atacan la dignidad de otro, poseen una discapacidad humana, porque si no pueden advertir lo que es parte sustancial de otro ser humano, algo debe ir mal, algo debe ser atendido, algo se debe estar perdiendo.

Despertar, y ver quién es el otro, es obligado para vivir en una sociedad, pero sobre todo es condición necesaria para ser respetado al saber respetar y al entender que no estamos solos, que los demás también existen, sienten y tienen condiciones propias, únicas que tal vez ganaron con mucho esfuerzo en la vida, aunque no sean como queramos, o creemos que deben ser. Despertar, siempre nos ayudará en la realidad.

Prof. Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

bb339-comprensionyrespeto

Anuncios

Un pensamiento en “Lic. Pedro Roberto Casanova; Discapacidades humanas: el atropello a la dignidad del otro.

  1. Pingback: Lic. Pedro Roberto Casanova; Discapacidades hum...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s