Prof. Lic Pedro Roberto Casanova: Discapacidades Humanas: Síndrome o Efecto de Dunning-Kruger.

David Dunning, psicólogo y el entonces (año 1999), estudiante de post-grado Justin Kruger publican un artículo en donde describen lo que hoy se conoce como el Síndrome o Efecto Dunning-Kruger: la gente incompetente no se da cuenta de lo incompetente que es. Esto parece lógico porque para darse cuenta de la propia ineptitud uno debería tener las capacidades que le faltan. Ahora bien, la incompetencia, no es notada por quienes la tienen sino que al contrario se sienten más que competentes.

Así queda demostrado que muchos sobreestiman sus capacidades y en muy diferentes áreas que van desde conocimientos económicos, hasta razonamiento lógico o inteligencia emocional, pasando por toda habilidad o saber que se les pueda ocurrir.

Claro, uno siempre piensa que así son los demás, automáticamente debemos pensar en muchos ejemplos de los otros y no en uno mismo, al parecer es algo que les pasa a todos. Dunning expresa que “la ignorancia no consiste en no estar informado, sino en estar mal informado, no es una carencia, sino un conocimiento erróneo”. Digamos que no se es ignorante por no saber algo, sino por creer saber en base a algo equivocado o falso. “Una mente ignorante no es un recipiente vacío sino un recipiente lleno de un lío de hechos, teorías, intuiciones, estrategias o experiencias irrelevantes o equivocadas…pero que tienen toda la apariencia de ser un conocimiento útil y seguro”. No saber no es un problema, el problema es dar por seguro que sabes algo y que no sea así.

Este efecto tiene un origen múltiple: nuestro afán de teorizar de forma especulativa e improvisada; el querer buscar cualquier elemento que nos diga que lo que teorizamos es correcto, y entonces buscamos hasta argumentos y pruebas insostenibles para, dándole las vueltas necesarias y equivocadas, mostrar nuestra correcta afirmación, forzando interpretaciones. Y si es necesario, pues le quitamos o agregamos datos, para que encastre. Tenemos entonces como resultado, una sensación de que conocemos algo y cierta seguridad que aunque tramposa, nos hace defender ese conocimiento falso como si nos fuera la vida en ello.

Hubo un tiempo, que la educación era un remedio para estas actitudes y formas de proceder pero también tiene que ver a qué educación nos referimos, cursillos, cursos débiles, pueden dar cierta confianza en que aprendimos algo, pero a veces esto es muy dudoso, los libros de autoayuda están muy bien, pero la vida no viene ni por capítulos, ni los humanos somos predecibles para que sepamos en qué parte del índice encontraremos la solución a un determinado problema.

Lo mejor sería tener una educación que nos haga aprender desde el error hacia lo correcto, o desde lo falso a la verdad, es decir comprender como desentrañar lo equivocado, lo incorrecto. Pero resulta que hoy en día gracias a la tecnología, está plagado de teorías erróneas, que se transmiten de usuario a usuario y toman la característica de verdad absoluta. Si a esto sumamos que la personas se aferran a sus creencias, ya vemos lo difícil de hacerlas cambiar de ideas.

Será que nos falta humildad, “humildad neuropsicológica” diría Steven Novella, para poder verificar primero sobre lo que sabemos mucho y el promedio humano no tanto, y luego darse cuenta todo lo que no sabemos sobre tantas cuestiones en las que los demás son expertos.

Sería bueno intentar hacer este ejercicio mental antes de abrir la boca, de opinar, de asegurar algo, de decir que ayudamos, de querer salvar el mundo o a los otros dándonos de entendidos en lo que no lo somos.

Al menos bastaría entender aunque no nos guste, que sabemos mucho menos de lo que seguramente pensamos, y que hay siempre que despertar a nuevos conocimientos que nunca terminaremos de obtener. Al final es la realidad y hay que aceptarla, somos incapaces, ignorantes y aprendices hasta el último día de nuestras vidas, en muchos, en interminables campos, pero tener capacidades diferentes, siendo únicos e irrepetibles, no debería afectarnos. ¿Verdad?

Prof. Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar

Esos Egos Dominantes

mirror

Anuncios

3 pensamientos en “Prof. Lic Pedro Roberto Casanova: Discapacidades Humanas: Síndrome o Efecto de Dunning-Kruger.

  1. Pingback: Prof. Lic Pedro Roberto Casanova: Discapacidade...

  2. ¡Un post impecable, con un final muuyyy buenoo!
    No conocía (algo nada raro en mí y más después de leer su entrada) esta teoría tan interesante. En el mundo de las discapacidades humanas todos somos iguales, aunque como diría Orwell, “unos más Dunning-Kruger que otros”.
    ¡Me encanta leerle!

    • Gracias por su comentario mi estimada. Una teoría interesante sin dudas, que a muchos no les agrada por cierto, pero a muchos les ayuda a reflexionar sobre sí mismos. A mi me encanta ser parte de su lectura dado que es Ud. bien conocida por su selección de lectora constante, y si sumamos sus comentarios, pues ya, se completa esa maravillosa compañía que siempre me ha dignado otorgar. Mis cariños de siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s