Discapacidades Humanas: Los envenenadores emocionales.

Todos somos tóxicos, o al menos podemos serlo, así que lo que se necesita desde el primer momento es autocrítica, y luego sí, la crítica a la otredad. Algunos encontrarán en la lectura que les dejaré una característica propia o extraña, otros se llevaran todos los capítulos puestos. Pero si uno comienza a identificarse con algún aspecto tóxico ya tiene un medio de cura, porque lamentablemente lo malo de la verdadera gente tóxica, es que no se reconoce como tal en ningún aspecto, busca culpables humanos o circunstancias hasta inventadas, pero no se “verá”, bajo ningún motivo.

¿Qué provoca la gente tóxica?

  1. a) Estrés, a un punto tal que puede ser un impacto negativo y duradero. Porque un estrés de pocos días afecta hasta la memoria y el razonamiento, pero a medida que avance el tiempo se pueden afectar neuronas, y las personas negativas o tóxicas provocan un estrés muy pronunciado.
  2. b) Podríamos sufrir, un contagio emocional negativo, y terminar tomando una actitud similar si no tienes quien te equilibre emocionalmente, estás en muy mal lugar. Hora de aplicar todo lo que sepas o aprendas sobre inteligencia emocional.

No queda más que tomar actitudes para sobrevivir a estas personas.

  • Establece límites. Controla tu perspectiva de la vida y las situaciones, mantén tus creencias e ideas, no dejes tus metas, ni tus sueños, crea tu bienestar emocional.
  • No importa lo que los demás digan de ti, porque aunque quieras no podrás controlar que lo digan o no, pero ¿acaso tienes que compararte a alguien? ¿O aceptar opiniones y actitudes de otros? Ser lo que uno es, y no dejarse influenciar por los “negativos” de siempre es una respuesta inteligente para no caer en las eternas aguas negras que te auguran.
  • Si las relaciones se van haciendo muy negativas, busca nuevas, busca alimentar tu autoestima en forma sana, escucha otras campanas, aprende a elegir, y por qué no a arriesgarte en esas elecciones por las que te hacen bien, te dan positivas sensaciones, no conformismo, no solo quejas, busca gente activa que quiere soluciones no que buscan a quienes culpar todo el tiempo, para sentirse maravillosos mientras no hacen nada, aunque digan hacerlo todo.
  • Ten valores fuertes, sostenlos, como debes sostener tus decisiones y tus sueños de cumplir determinadas metas, si no tienes metas, busca una, dale norte a tu vida.

Despierta a tu realidad emocional, intenta no enfermarte, y si descubres que eres tóxico, busca también aprender de la inteligencia emocional, deja de serlo. Entre los tóxicos y los vampiros emocionales, que van por el mismo lado, tenemos que armarnos de unas buenas guías de sobrevivencia, a modo de contraveneno y estacas, o nos quitarán las ganas de vivir y enfrentar con fuerzas la vida misma.

Lic. Pedro Roberto Casanova, Director Programa Piloto Despertar.

las-mejores-frases-celebres-2

nada

Anuncios

3 pensamientos en “Discapacidades Humanas: Los envenenadores emocionales.

  1. Pingback: Discapacidades Humanas: Los envenenadores emoci...

  2. Había oído hablar mucho de este libro, gracias por ponerlo a nuestra disposición.
    He estado echándole un vistazo y escuchando el vídeo; digo escuchar porque enfoco mi atención en la forma tan musical que tienen ustedes de hablar, ¡nada que ver con el tono austero de nuestro español, me encantan los matices que esos tonos, subidas, bajadas, alargamientos y ches, añaden a nuestro común idioma!

    Leía un trocito sobre la culpa y, supongo que como todo el mundo, me veía completamente reflejada. Leía sobre los hijos y… también! Por si acaso, y antes de que estos últimos lo acaparen todo, yo me hago un buen regalo al año, sin culpas, porque yo lo valgo, para que se me quite el enfurruñamiento de los otros 364 días!
    ¡No, es broma, no pienso enfurruñarme (RAE: “enfurruñar”= “enfadar”) jamás durante tanto tiempo!
    Pero por si las moscas, voy a seguir leyendo…

    Abrazos desenfurruñados 🙂

    • Supongo que es un libro interesante para hacer al menos algunas reflexiones sobre nuestro diario vivir y convivir, y a veces abre camino a algunas comprensiones de nuestros “malestares” sentidos y/o producidos.
      Cierto lo del tono “argentino”, he encontrado varias españolas, los hombres lo dirán mucho menos claro, que afirman que les agrada, algunos creen que somos así por ser soberbios, pero en realidad somos más abiertos, directos, de humor ácido, y sí a veces de hablar en vos demasiada alta, por ser expresivos, más allá de gustos, seguro que un argentino no pasa desapercibido en ningún lugar del mundo, para bien o para mal, 🙂
      Pues ya, con lo que me gustan a mí, las enfurruñadas, para ser un buen desenfurruñador, :))
      Cariños, mi amiga…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s