Para entender el autismo, no quites la mirada

Carina Morillo no sabía casi nada sobre el autismo cuando su hijo Ivan fue diagnosticado, sólo que él no hablaba ni respondía a las palabras y que ella tenía que encontrar sus maneras de conectarse con él. Carina narra cómo aprendió a ayudar a su hijo a realizarse compartiendo con él la curiosidad.

 

Buscar el camino, siempre buscar el camino…

Lic. Pedro Roberto Casanova, Director Programa Piloto Despertar.

Anuncios

Los autistas aman, aunque usted no lo crea.

Parece ilógico ya lo sé, pero algunos profesionales y muchas personas, más de las que uno quisiera, piensan que las personas con autismo no tienen sentimientos y que carecen de la capacidad de amar.

Y sí, aman, sólo que sus formas de mostrar los sentimientos amorosos son diferentes a los que nos enseñaron en nuestros entornos. Carecen de una comunicación directa para transmitirnos su amor, pero por ejemplo no se despegarán de quienes aman y estarán de mejor ánimo si estamos a su lado, y hasta tratarán de imitarnos.

Y con un aprendizaje adecuado y personalizado pueden aprender a demostrar sentimientos, aún en los autismos severos.

Sí, las personas con autismo, sienten, aman, sufren, y todo aquello que consideramos sentimientos pasa por ellos, como por nosotros, que no estemos acostumbrados a comprenderlos, que ellos tampoco lo estén a demostrarlo, los hace diferentes, pero, sí, los autistas son humanos.

Pareciera que fuera muy dura mi forma de exponer, pero crean que a veces lograr que la gente comprenda la diversidad y el mundo autista, escuchando las opiniones desfasadas de tantos, llega a sacar de quicio al más calmo.

 

Sigamos aprendiendo sobre el tema, revisando situaciones pero también viendo como con amor todo es posible, el amor nos iguala, allí lo diferente, despierta a lo humano, y nos llena de una realidad de posibilidades.

 

Lic. Pedro Roberto Casanova.

Globo azul