Resolución 231/2016 Credenciales Gratuitas Personas con Discapacidad. Pcia. de Bs.As.

Resolución 231/2016 Credenciales Gratuitas Personas con Discapacidad. Pcia. de Bs.As.

Nuevas credenciales gratuitas para personas con discapacidad y otras menciones sobre transporte público de pasajeros al respecto. Subsecretaría de Transporte de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Sancionada el 26/09/2016. Publicada en Boletín Oficial del día 05/10/2016.

Este es el post N° 500 de este Blog, que permance en la red hace ya cinco años, no hubiera llegado hasta este punto sin la lectura de muchos, y la adhesión al Programa, de unos cuantos más. A todos muchas gracias por estar allí.

Lic. Pedro Roberto Casanova, Director Programa Piloto Despertar.

Las capacidades diferentes vs la construcción social actual.

Las capacidades diferentes vs la construcción social actual.

Uno se suele preguntar a qué nos referimos con el término “capacidad”, tiene claro varias acepciones pero en las que nos interesa en este artículo serían “Cualidad o circunstancia consistente en ser capaz de cierta cosa: Inteligencia es la capacidad de pensar. Resistencia es la capacidad de realizar mucho esfuerzo físico”, implica entonces también, “acción, fuerza, poder, posibilidad, potencia, potencial, virtud.”

Es decir que las capacidades tienen que ver con cualidades positivamente valoradas en lo cultural, ideológico, productivo y hasta legal. Ser capaz de algo o en algo aparece como condición de valoración social, como condición para ser reconocido por el otro. Son cualidades esperables y deseables a nivel general y social, para el ser humano: inteligencia, resiliencia, productivo, potente y virtuoso. Es decir todo se encamina a obtener el “reconocimiento social”. Ahora bien, no todos logran desarrollar sus capacidades en igual forma, ni todos logran hacerlas valer en la sociedad de la misma manera, y entonces nacen “las diferencias” o “lo diferente”.

¿Y por discapacidad? ¿Qué se entiende? En general se entiende como una “incapacidad física o mental, causada por una enfermedad o accidente, o por una lesión congénita.”. También se habla de minusvalía es decir un “detrimento o disminución de valor que sufre una cosa” o se refieren a incapacidad como un “estado de incapaz”: no capaz, falto de aptitud, inepto, inútil. Es decir que existe una disminución de valor, de un poder hacer, de lo esperable socialmente para un ser humano, y conlleva a una marca ideológica/cultural de ineptitud y la marca social de inutilidad en lo productivo.

Lo más notorio es que en nuestro hablar diario no se suele remarcar la palabra “capacitados”, o de “personas capacitadas”, porque se considera que eso es lo “normal”, y es lo valorado, si se habla de “discapacitados” que son “los otros” y se señala una “diferencia” que da origen a una construcción social.

Y es una construcción social en base a lo que se construye a diario en las relaciones sociales, con las decisiones que tomamos, o las actitudes que asumamos, creando un entorno físico, social, cultural e ideológico, en el que estamos integrados. La discapacidad más real se hace presente cuando alguien no puede acceder, cuando queda excluido, de un ambiente generado por convenciones sociales, por el peso de lo habitual, de lo establecido y que se impregna en la construcción de un espacio social, pero no para todos.

Se hace presente cuando, profesionales de la salud se resisten a tratar a personas con discapacidad, porque tienen mal pronóstico, y les resultan frustrantes los esfuerzos, porque de por sí se quedan con el “no sé qué hacer”, si se trata de una persona discapacitada. A los médicos como a otros tantos profesionales se los forma para lo “normal” y la discapacidad los anula, desarma y desmoraliza.

Y estas concepciones llegan, hasta a evitar que alguien con una capacidad diferente pueda obtener una certificación, o una titulación profesional en muchos casos. Como que no reúnen condiciones esperables para insertarse en el mercado productivo. Entonces como que tiene que demostrar que no es un discapacitado, y tiene que destacarse más que los “capacitados” para que no lo vean tan solo como alguien con una discapacidad.

Entonces parece que hablamos de mecanismos discriminatorios insertos en la sociedad en forma natural, pero más bien son prácticas sociales sistematizadas que llevan a la invisibilidad de una parte de la sociedad. Ocurren en forma diaria y hasta en forma inconsciente de parte de quienes lo practican. Cuesta mucho ver la realidad, cuesta más ver la realidad del otro, y en general nos creamos una a la forma convencional, siguiendo la manada. Se heredan esos convencionalismos sociales, y desgraciadamente los hacemos heredar. Y dejemos claro que no se trata si el país que aloje a las sociedades sea desarrollado, en vías de, o no. La realidad es la misma, pareciera que la xenofobia y el tema de la mujer se unen incluso al tema de la discapacidad agravándolo. Una mujer discapacitada la lleva mucho peor que si es un hombre, algo más que duele.

Pero, estamos los que creemos en las Capacidades Diferentes, personas que de primera pueden hacer cosas diferentes, o de manera diferentes. Esto supone una cualidad que diferencia y no tiene que ser para mal, sino que puede ser perfectamente bien lo contrario.

Un ciego con mayor olfato y tacto, un sordo con mejor vista, Down o parálisis cerebral personas con mayor bondad, autistas con capacidad especial para matemáticas, o la lógica, y los que sufren en lo motriz, mayores capacidades mentales. Mecanismos compensatorios podrían llamarlos, situaciones de equilibrio.

Pero no es que no se quiera nombrar la discapacidad existente, sino de observar con cierto positivismo la compensación que se obtiene y buscar incentivarla para bien de la persona y de la sociedad misma. Y entonces, trabajar para las oportunidades, los campos de acción, las salidas laborales posibles, y el reconocimiento del Estado y de la sociedad que insiste en hacerlos invisibles.

No es más, ni menos que una lucha contra sistemas sociales, entornos físicos, servicios, actividades productivas, información, y convencionalismos heredados, para que haya de una vez por todas verdadera igualdad de oportunidades para quienes tienen una discapacidad, sí, pero a su vez son dueños de una capacidad diferente, que muchos no saben captar y prefieren dejarlos en la invisibilidad. Es muy difícil despertar, y más no temerle a la realidad, pero hasta el último de mis días diré que es posible.

Lic. Pedro Roberto Casanova, Director Programa Despertar.

«Diseño para todos» en la investigacion social sobre personas con discapacidad

«Diseño para todos» en la investigacion social sobre personas con discapacidad

El diseño social, y el diseño sobre grupos o poblaciones vulnerables, es más que necesario pero, debe conllevar ciertas metodologías sociales para hacerse correctamente, presento un artículo, español, que habla sobre ello, para que sea más fructífero lo que se realice, y también se de impulso a la investigacion social sobre el tema: diseño social y capacidades diferentes.

Lic. Pedro Roberto Casanova. Director Programa Piloto Despertar.

Autores: Mario Toboso-Martín: Instituto de Filosofía-CSIC / Jesús Rogero-García: Universidad Autónoma de Madrid
Los estudios sociales sobre la discapacidad han aumentado en número e importancia en España y otros países durante los últimos años. Sin embargo, la mayoría de fuentes de información y estudios disponibles no recogen de manera adecuada la realidad de un colectivo muy heterogéneo, que supone en la actualidad aproximadamente el 9 por ciento de la población española. La implementación de medidas sociales requiere de fuentes y estudios representativos que aporten información precisa acerca de estas personas. El objetivo de esta nota es identificar las principales difi cultades que se plantean a la hora de diseñar y llevar a la práctica metodologías de investigación social adecuadas hacia las personas con discapacidad, así como ofrecer propuestas y recomendaciones para avanzar hacia una investigación social más inclusiva, mediante los conceptos de accesibilidad y diseño para todos.

Reflexiones sobre un diseñador comprometido: Víctor Papanek

Reflexiones sobre un diseñador comprometido: Víctor Papanek

La biografía de Víctor Papanek puede encontrarse facilmente en internet, me parece más interesante hoy pensarlo no solo como un revolucionario del diseño o la figura a tener en cuenta como modelo, sino en su compromiso con ciertos grupos vulnerables, con esa insistencia en un diseño incluyente, que lleva al diseño social y luego a un modelo social. Que se haya detenido a pensar en la discapacidad, en la tercera edad, en las embarazadas, en los niños y más observando y vivenciando sus especificidades no solo es loable como ser humano sino también dota a su profesión de carácter humano y humanista muy notable. Pero mejor os dejo un artículo al respecto, una reflexión que nace de un libro escrito hace 45 años ya, pero que deja mucha enseñanza y sentido común en sus hojas: Diseño para el mundo real: Ecología Humana y Cambio Social., que dicho sea de paso, es un libro muy agradable de leer y casi obligatorio para quienes trabajamos o nos interesamos en las capacidades diferentes.

Lic. Pedro Roberto Casanova, Director Programa Piloto Despertar

Diseño Social para una Construcción Social efectiva.

Diseño Social para una Construcción Social efectiva.

Me ha resultado atrayente este artículo que nace de una ponencia del año 2004, en México por su autora, porque marca algunas interesantes interpretaciones para que se aborde el Diseño Social para y por las capacidades diferentes, como comenté en artículo anterior, a este. Es como un repaso esencial de ciertas prácticas que deberían tenerse en todo lugar, tanto en pensamiento como en hechos.

Lic. Pedro Roberto Casanova, Programa Piloto Despertar.

Autora: DULCE MARÍA GARCÍA LIZÁRRAGA DEPARTAMENTO DE MÉTODOS Y SISTEMAS – UAM-XOCHIMILCO, MEXICO.

Fragmento:

“se encuentran más personas con discapacidad en la calle… No es que tengan un porcentaje mayor de personas con discapacidad, sino que en conjunto han asumido el compromiso de construir una sociedad y un entorno incluyentes, lo que permite salir de su encierro y lograr una vida independiente a un mayor número de personas.”

Diseño Social, un campo de acción para y por las capacidades diferentes

Diseño Social, un campo de acción para y por las capacidades diferentes

Existen varias acepciones para definir Diseño Social, sin embargo, esta vez tomo la que apela a la “responsabilidad social” del profesional de diseño.

Víctor Papanek planteó que los diseñadores y los profesionales creativos tienen su parte de responsabilidad social pues su actividad puede implicar cambios en el mundo real, según hagan buen o mal diseño. Papanek escribe sobre diseño responsable; por ejemplo, los diseñadores pueden contribuir a diseñar productos más ecológicos, seleccionando cuidadosamente los materiales que utilizan o puede diseñarse para satisfacer las necesidades antes que para satisfacer deseos.

Víctor Margolin contribuye al desarrollo de la definición del diseño social como aquella actividad productiva que intenta desarrollar el capital humano y social al mismo tiempo que productos y procesos provechosos; así el diseñador debe prever y dar forma a productos materiales e inmateriales que pueden resolver problemas humanos en amplia escala y contribuir al bienestar social.

“La mayoría de los diseñadores del mundo centran todos sus esfuerzos en el desarrollo de productos y servicios exclusivamente para el 10% de los clientes potenciales de todo el planeta. Es necesaria una revolución en el diseño para poder alcanzar el otro 90%. “ – Dr. Paul Polak, International Development Enterprises.

Es decir, un diseño orientado hacia las personas, que busca trabajar para y por las personas, y que tenga algo más que el beneficio de una transacción de compraventa de servicios. Esto no va de filantropía ni de caridad, sino de hacer negocios y de crear mercados. Se trata de utilizar el diseño para beneficiar a las personas, tanto dentro de las empresas como en la sociedad, en el proceso.

Temas como la promoción de los valores constitucionales, de promoción de los derechos humanos, de asistencia social, de cooperación para el desarrollo, de promoción de la mujer, de promoción y protección de la familia, de protección de la infancia, de fomento de la igualdad de oportunidades y de la tolerancia, de defensa del medio ambiente, de fomento de la economía social o de la investigación, de promoción del voluntariado social, de defensa de consumidores y usuarios, de promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales, económicas o culturales, y cualesquiera otros de similar naturaleza se aúnan en una preocupación social latente que demanda nuevos lenguajes y formas.

Veamos un ejemplo simple pero contundente.

Los diseñadores sociales encuentran su inspiración viendo conexiones inesperadas entre las cosas, apreciando estas relaciones inusuales que cambian la naturaleza del todo. Las mapean, haciéndolas convincentes y visibles, de modo que dinámicas antes no conocidas se convierten en parte de la conversación, de lo que puede ser diseñado.

El diseño social está basado en la creación de nuevas plataformas de comunicación, interacción, intercambio y desarrollo, que huyen de la simple protesta para buscar soluciones a través del diseño.  Sus intervenciones quieren fomentar el debate social, el planteamiento de problemas y a su vez dotar de nuevos espacios y herramientas”.

Y las personas con capacidades diferentes, tienen una visión creativa muy especial que los dota para ejercer justamente este tipo de diseño, por su visión de las problemáticas a las que tuvieron que enfrentar y a la vez, encontrar soluciones que no vienen dadas por la llamada “normalidad”.

Veamos una explicación más extendida del por qué, de esta “capacidad de la discapacidad”, dada por Elise Roy. Diseñadora Social, que posee sordera profunda.

Ojalá con el tiempo no solo aumenten los diseñadores sociales sino también se otorgue mucha mayor cabida a los poseedores de capacidades diferentes para ser parte de este colectivo profesional, o al menos se los considere colaboradores y consultores valiosos, muchas problemáticas serían solucionadas en forma simple debido al tipo de pensamiento creativo, o pensamiento de diseño que desarrollan por sus continuas luchas, que son a veces muy simples soluciones pero que nadie ni siquiera buscó por falta de necesidad, y de pronto la sociedad les encuentra un valor inesperado.

Lic. Pedro Roberto Casanova, Director Programa Piloto Despertar.

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Cada 3 de diciembre de cada año se realiza la celebración de este día, con los fines de entender y de proclamar todas las cuestiones relacionadas con la discapacidad o como prefiero decirlo Capacidades Diferentes. A su vez se intenta dar a conocer los derechos de esta población como los beneficios de su integración en la sociedad en todos los aspectos.

Es en definitiva un día para recordar al mundo, la situación de las personas con capacidades diferentes, y reformular estrategias y planes, para lograr un desarrollo que los tenga en cuenta.

Es notorio y lamentable ver la incomprensión en el tema accesibilidad en muchas partes del mundo; como la generación de leyes que no se llevan a cabo en forma adecuada, quedando todo en la letra escrita y manteniendo muchas barreras de todo tipo en la sociedad.

Se busca, entonces, reafirmar que todas las personas con capacidades diferentes de cualquier tipo, deben gozar de los derechos humanos y libertades fundamentales.

Veamos los principios rectores que se deben tener en cuenta:

  1. El respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas;
  2. La no discriminación;
  3. La participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad;
  4. El respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad como parte de la diversidad y la condición humanas;
  5. La igualdad de oportunidades;
  6. La accesibilidad;
  7. La igualdad entre el hombre y la mujer;
  8. El respeto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas con discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.

Resulta muy difícil concientizar sobre este tema, muchas personas escapan a la realidad, no quieren despertar a dos verdades ineludibles:

  1. Todos somos “incapaces” en algún sentido, carecemos de ciertas habilidades que otros poseen.
  2. Todos seremos parte a través de la vida, por enfermedad o por vejez misma parte de un grupo de discapacidad, y tendremos capacidades diferentes al adaptarnos a la nueva situación de vida que nos toque.

Es bueno entonces que aprendamos a reconocer las problemáticas, y que vayamos viendo no por “ellos”, sino por “nosotros”, aunque solo nos anticipemos en el tiempo. Al integrar, nos estamos integrando, al defender derechos e igualdades, nos estamos defendiendo y tratando de mejorar nuestra posición futura en la sociedad, y despertando de la mejor manera.

Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

Lic. Pedro Roberto Casanova. La educación ante las capacidades diferentes.

La atención a las personas con capacidades diferentes fue cambiando en la historia, hemos dejado atrás la concepción medieval que ni siquiera se planteaba educar a esta población determinada, y hoy se intenta avanzar en la integración educativa, social y laboral.

También la educación de las personas con capacidades diferentes ha pasado por diversas concepciones, desde un modelo puramente terapéutico, o modelo médico, que consideraba que eran “enfermos”, “discapacitados que debían ser rehabilitados” y poco más, hasta el modelo educativo que plantea eliminar el término “discapacitado”, “minusválido”, “enfermo” y pasar a calificar a la persona para que desarrolle otras capacidades mediante la educación. Incluso considera este modelo que el tema no es solo de la persona que lo padece sino de su entorno, en el que se desenvuelve y tiene sus experiencias de vida.

Un modelo inclusivo e integracionista, permite un currículo tan flexible como sea necesario para que todos los alumnos logren objetivos sin hacer grandes adecuaciones, y sí, exige que los educadores aprendan nuevas formas y métodos, esto también implica un cambio en la mentalidad de la escuela y del sistema educativo en sí mismo.

Si uno analiza en general las actitudes que se muestran ante las personas con capacidades diferentes en la escuela, vemos que los alumnos se adaptan, cuidan y hasta admiran a estos alumnos con otras capacidades y más de una vez sienten que son un ejemplo para ellos. Incluso mejora los grados de tolerancia y elimina ciertos grados de agresión que suelen existir.

En cuanto a los docentes suelen mostrar una apertura en general, y aceptan que todas las personas tienen el derecho de estudiar. Algunos, unos cuantos, dicen que faltan medios o recursos, indican con esto que necesitan una guía más profunda para generar formas de trabajo con estudiantes en condiciones diferentes. Les llaman recursos, a ciertos elementos que incluso deberían proceder de su creatividad docente y esto se nota mucho cuando tienen que adecuar los currículos, carecen de la información adecuada y de la metodología incorporada para llevarlos a cabo. Pero, tienen una actitud optimista en la mayoría de los casos en cuanto a las posibilidades de logro que tendrían los alumnos con capacidades diferentes, con ciertas adecuaciones al currículo. Aprender a cambiar como se enseñan las cosas, muchas veces no resulta fácil, muchos ponen voluntad en ello, muchos se quedan en palabras.

No hay una postura clara y definida, hacia la inclusión de personas con capacidades diferentes. Existen muchas actitudes ambivalentes, se muestra positivos discursos hacia la inclusión, pero a la hora de realizar, de asumir compromiso, las respuestas son pobres y en muchos casos nulas. Seguramente falta una educación sobre las capacidades diferentes, bastante importante. Por suerte no falta sensibilidad y los prejuicios van desapareciendo, no está todo perdido entonces, se puede despertar todavía.

Pero, no por ello dejo de escuchar alguno que otro que expresa en otras excusas y justificaciones que: “No se pueden hacer excepciones, tal vez una rampa, algún libro en braille, pero si esta es una escuela normal que no se dedica a gente especial, es esta gente la que tiene que adaptarse y no la institución a esa gente, si tiene algunas condiciones lo logrará”.

Esta forma de pensar, es la que ha alejado a la mayoría de la población con capacidades diferentes de las instituciones, de secundaria, terciarias y universidades.

Falta mucho por hacer, no cabe duda, con las concepciones, con la información, con las instalaciones, con la preparación de docentes, con la capacitación a padres y la comunidad. No solo es cuestión de leyes, sino de revisión práctica de estas, y de llevar a cabo lo que expresan. Algo más que buena voluntad, se necesitan hechos.

Debemos entender que la verdadera discapacidad la configura la comunidad, la sociedad, que intenta superar o no todo obstáculo para cualquiera y para todos sus miembros. Si queremos lograr la terminación de las desigualdades humanas, dejar las barreras mentales y físicas que segregan a personas y terminan con sus derechos y sus ilusiones más de una vez, es condición obligada. Tendremos que aprender a comprometernos y despertar a la realidad, sin vueltas.

Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar

logo_pie

Lic. Pedro Roberto Casanova: Tabú: Discapacidad, sexualidad y asistencia sexual.

¿Por qué tabú?, pues, definamos tabú: “Prohibición de hacer o decir algo determinado, impuesta por ciertos respetos o prejuicios de carácter social o psicológico.”

Como vemos, tendremos que navegar entre “respeto” y “prejuicio”, que son algo muy diferente, pero no para todos.

¿Qué situaciones se pueden vivir ante la sexualidad de una persona impedida de obtener satisfacción sexual? Seamos claros y hasta duros. Una persona con discapacidad física grave, no puede tocar sus genitales; y los padres se ven ante la alternativa de tener que practicar una masturbación para aliviar a su hijo/a, con graves dificultades físicas o mentales, que puede ser no solo sufrir sino tener actitudes agresivas, con las consecuencias que puede suponer para ambas partes esta práctica. A estas alturas, ya sé que muchos estarán pensando y diciendo barbaridades sobre lo que escribo, pero, solo marco la realidad, la incertidumbre, lo que se atraviesa emocionalmente ante ciertas situaciones que para el resto de los “normales” no son ningún problema grave o importante.

Entonces cabe preguntarse y yo les pregunto a todos y busco provocar un impacto: ¿Ante esta situación estarían de acuerdo en que las personas que sufran discapacidades funcionales, intelectuales, psíquicas, sensoriales, tengan una asistencia sexual? Las respuestas serán variadas, desde tímidos sí, hasta negaciones totales, a estar totalmente de acuerdo. Sigue siendo polémica, y lo seguirá siendo. Las sociedades de doble moral que componemos, nos llevan a estos laberintos.

La verdad es que lo sexual que tendría que ser algo placentero, en ciertas ocasiones duele. Es una realidad, es algo a lo que hay que despertar, muchas personas sufren por estas circunstancias, tiene que ser algo visible, tenemos que dejar de estigmatizar sexualmente en una forma tan fácil a los que sufren de una discapacidad.

Esa es la función de un asistente sexual, llena los vacíos en materia sexual de las personas o parejas con problemáticas funcionales o discapacidad. En algunos países, no muchos, la asistencia sexual es considerada como un servicio más a favor de la salud integral, y hasta se cubren los costos. Por ejemplo: Alemania, Suiza, Holanda, y Dinamarca; otros intentan avanzar en este sentido. Algo que ciertas asociaciones vienen realizando hace ya más de 20 años, pero en la gran mayoría de los países del mundo es algo desconocido o rechazado desde el vamos.

El asistente sexual, tiene una formación básica en este tipo de asistencia sexual, y elige especializarse en dar apoyo a la vida sexual de las personas con dificultades, les otorga ayuda para tener experiencia sexual íntima, bajo consenso y acuerdo de partes. No son parejas, a su modo son acompañantes terapéuticos especializados.

Sus tareas son: Escuchar y evaluar a la persona a la que asisten. Reconstruyen la autoestima y otorgan el reconocimiento corporal. No solo acompaña a la persona que asiste sino también a sus familiares a través de consejos adecuados. Si existe una pareja discapacitada propicia mejorar la relación de la misma. Y arbitra los medios necesarios para satisfacer mejor las necesidades individuales de la persona con discapacidad, en un entorno seguro y confiable.

No es más llegado el caso que facilitar el acceso a individuos y parejas con diversidad funcional a sus derechos sexuales y que puedan vivirlos. La gran mayoría de las personas que uno consulte, seguramente reivindicaría muchos derechos a quienes sufren capacidades diferentes, pero no es tan así en el plano sexual, aquí nacen mitos, tabúes, está lleno de cielos e infiernos, de cuestiones pecaminosas y hasta de figuras delictivas en algunos lugares. ¿Olvidan que la sexualidad es importante, natural y hasta una condición de vida? ¿Acaso no se analizan a sí mismos y sus experiencias con la abstinencia y la necesidad sexual a lo largo de sus vidas?

A veces hay que atravesar ciertos pensamientos, la sexualidad en la discapacidad o capacidades diferentes existe, no es pecado y es hora de despertar para ver la realidad, para que muchas personas y sus familias, no vean un acto humano como el sexual, como algo doloroso, y mucho menos como un pecado, o algo que obviar de la vida de una persona porque así lo decidimos nosotros con nuestros prejuicios.

Muchas trabas morales irán contra quienes se atrevan a tomar estas asistencias como un proyecto de vida o que quieran propiciar estas asociaciones y derechos sexuales, muchos dirán que hoy me he pasado con mis reflexiones. Pero, ese es el tema en la vida, arriesgarse a despertar para ver la realidad.

Lic. Pedro Roberto Casanova.

Director Programa Piloto Despertar.

images

Guía: Inclusión de niños/as con dificultades específicas. Apoyo Escolar.

En toda escuela, tenemos alumnos/nas con dificultades que necesitan cierto apoyo escolar específico. Las dificultades pueden ser por diversos motivos que pasan por lo social, familiar, económico, cultural y/o también personales a través de enfermedades, trastornos del desarrollo y otros.

La escuela, debe progresar y ser capaz de atender toda esta gama de dificultades, y posibilitar que muchas familias puedan obtener una educación de calidad para sus hijos e hijas. Es un trabajo arduo, múltiple, pero posible.

Si, nos detenemos en la capacidades diferentes, observamos diversos niveles de dificultad de aprendizaje, debido a problemas físicos, cognitivos, sensoriales y/o emocionales; para atenderlos debemos comprenderlos, e interpretar sus conductas.

Y facilitar ciertas cuestiones, desde un intérprete de signos en el aula, un asistente, y escuelas adaptadas para los problemas de movilidad. Parte de los cambios también están en nosotros, en cambiar las ideas preconcebidas existentes y buscar la información que necesitemos, el cambio de perspectiva es necesario.

En esta guía, se puede tener información sobre: TDAH, TEA, DOWN, TEL, TRASTORNOS DE APRENDIZAJE, PARALISIS CEREBRAL, SORDERA, PROBLEMAS VISUALES O CEGUERA, ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES, ASPERGER., y sus contextos en el aula y lo educativo. Desde ya la escuela que eduque sobre las diferencias, siempre será mejor que otras, la que respete los ritmos personales, y las necesidades específicas.

Despertar para conocer y reconocer las capacidades diferentes, nos ayudarán como familia, como docentes, como alumnos incluso, a terminar con las malas diferencias, y aportar sobre las buenas, las humanas, las que nos ayudan a crecer y desarrollarnos como personas humanas.

Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

Datos de la Fuente: Guía para mejorar la inclusión del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

Cómo entender mejor a estos niños y niñas y apoyar su inclusión y la de sus familias.

Autor: Ma. José Pérez Sánchez

Ilustraciones Ma. Reyes Guijarro

Coordinación: Jesús María Sánchez Herrero, Nuria Buscató Cancho, Isabel Bellver Vázquez-Dodero

Edita. CEAPA