Guía: Inclusión de niños/as con dificultades específicas. Apoyo Escolar.

En toda escuela, tenemos alumnos/nas con dificultades que necesitan cierto apoyo escolar específico. Las dificultades pueden ser por diversos motivos que pasan por lo social, familiar, económico, cultural y/o también personales a través de enfermedades, trastornos del desarrollo y otros.

La escuela, debe progresar y ser capaz de atender toda esta gama de dificultades, y posibilitar que muchas familias puedan obtener una educación de calidad para sus hijos e hijas. Es un trabajo arduo, múltiple, pero posible.

Si, nos detenemos en la capacidades diferentes, observamos diversos niveles de dificultad de aprendizaje, debido a problemas físicos, cognitivos, sensoriales y/o emocionales; para atenderlos debemos comprenderlos, e interpretar sus conductas.

Y facilitar ciertas cuestiones, desde un intérprete de signos en el aula, un asistente, y escuelas adaptadas para los problemas de movilidad. Parte de los cambios también están en nosotros, en cambiar las ideas preconcebidas existentes y buscar la información que necesitemos, el cambio de perspectiva es necesario.

En esta guía, se puede tener información sobre: TDAH, TEA, DOWN, TEL, TRASTORNOS DE APRENDIZAJE, PARALISIS CEREBRAL, SORDERA, PROBLEMAS VISUALES O CEGUERA, ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES, ASPERGER., y sus contextos en el aula y lo educativo. Desde ya la escuela que eduque sobre las diferencias, siempre será mejor que otras, la que respete los ritmos personales, y las necesidades específicas.

Despertar para conocer y reconocer las capacidades diferentes, nos ayudarán como familia, como docentes, como alumnos incluso, a terminar con las malas diferencias, y aportar sobre las buenas, las humanas, las que nos ayudan a crecer y desarrollarnos como personas humanas.

Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

Datos de la Fuente: Guía para mejorar la inclusión del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

Cómo entender mejor a estos niños y niñas y apoyar su inclusión y la de sus familias.

Autor: Ma. José Pérez Sánchez

Ilustraciones Ma. Reyes Guijarro

Coordinación: Jesús María Sánchez Herrero, Nuria Buscató Cancho, Isabel Bellver Vázquez-Dodero

Edita. CEAPA

Anuncios

Reconocimiento pedagógico de la identidad personal y colectiva de las personas sordas.

Nairouz, Y. y Cedeño, A. (2014): “Consideraciones pedagógicas para el reconocimiento de la identidad personal y colectiva de las personas sordas”, Revista Española de Discapacidad, 2 (2): 255-260.

…”se pueden generar cambios en la realidad educativa de las personas sordas en la medida que se aumente su participación y se preste atención a su voz, en especial en la evaluación, por ser el principal evento enjuiciador de la escuela. Es decir, si se reconoce el protagonismo de las personas sordas en su evaluación educativa, mediante la transformación de percepciones y prácticas inclusivas en la escuela, entonces la emancipación y el empoderamiento se reflejarán en la identidad de cada sujeto, y por ende en la comunidad sorda en general. Esto conduce a cuestionar qué es lo tradicionalmente aceptado y los efectos en los procesos educativos y, más allá, cuál es el verdadero compromiso a realizar para lograr la transformación deseada en la educación de las personas sordas como un aspecto determinante en la formación y el reconocimiento de su identidad”…”Los procesos pedagógicos de aprendizaje basados en el constructivismo toman experiencias previas del estudiante, su entorno y su cultura para ‘construir’ dichos procesos. El estudiante sordo ha desarrollado plenamente aspectos importantes de pertenencia a su comunidad, lengua y cultura; significa que tales aspectos son imprescindibles y deben ser incluidos.”…

Lic. Pedro Roberto Casanova: Sobre inclusión e integración, o parecido no es lo mismo

En este artículo aprovecho para aclarar que decir integración e inclusión no es decir lo mismo, no son sinónimos. Integrar por definición es “componer un todo con sus partes integrantes”, mientras que incluir es “colocar una cosa dentro de otra”, en diversos documentos entonces por lógica se prefiere hablar de inclusión antes que integración.

En los movimientos sociales y organizaciones específicas, inclusión e integración representan filosofías totalmente diferentes, aun cuando tengan objetivos aparentemente iguales, o sea, la inserción de las personas con discapacidad en la sociedad.

La integración es una aspiración del conjunto social, pero, solo es importante si se produce un proceso de aprendizaje, porque es fin de la escuela el enseñar y el de los niños y jóvenes el aprender. Nadie está en contra de la integración social, pero hay que garantizar ciertas estructuras, y no solo servicios. Y estas estructuras son producto de una construcción colectiva.

Nacen diversas expresiones que uno debería analizar:

“Normalizar”, supone en estos casos una ocultación, una compensación del déficit, una corrección de la considerada desviación, y esto no es más que negar la “diversidad”. La diferencia, es siempre diferencia, la diferencia es construida social y políticamente por lo tanto, no deberíamos hacer de esta algo que promueva la fragmentación social, y que impida la construcción de un todo pedagógico. La diferencia no puede ser entendida como algo no deseable, impropio, y que hay que devolver a las filas de la “normalidad”.

No podemos caer en una red de ambigüedades e hipocresías para construir la diversidad, es decir aceptamos cierto pluralismo, pero siempre referido a una normativa ideal, eso sería desconocer todas las implicancias políticas originadas a partir del reconocimiento político de las diferencias.

Hay que sentar las bases para una discusión educacional, que provoque una ruptura con estas tradiciones normalistas, homogéneas, o de indiferenciación y provocar proyectos educativos actuales que entiendan que así como para “integrar” a una persona a un conjunto de otros, lo aparentemente obligado es normalizarlos a todos, negando su diversidad; “inclusión” es todo lo contrario es crear un conjunto heterogéneo, donde la diversidad y las diferencias son enriquecedoras del conjunto que se crea.

No es más que terminar con actitudes ideales y conservadoras, para plantearnos otras donde las capacidades diferentes son riqueza, no pobreza, donde no se niega ningún proceso de aprendizaje, y donde hay respeto absoluto de las normas sobre igualdad, inclusión, diferencia, y discapacidad.

A veces es necesario salirse de ciertos encapsulamientos educacionales, de ciertas malas costumbres de crear compartimientos estancos, y abrirse al riesgo de enfrentar las nuevas formas de encarar lo humano, despertando a lo humano con sentido de progreso, y enriquecimiento.

Una verdadera escuela inclusiva, y la calidad de la educación de este tipo, está estrechamente ligada a la calidad de los profesores, y no tanto con los proyectos que suelen venir de fuera de la escuela, un profesor tiene mayor calidad si tiene autonomía, si es un intelectual que puede libre pensar y tomar decisiones de las que será responsable, y que se auto evaluará para saber las conveniencias de lo realizado, tendrá calidad si busca aprender más, comprender y mejorar la situación educativa con su labor. Si debe entonces, ser crítico, trabajar cooperativamente, necesitará obligadamente por un lado una formación reflexiva y por otra un apoyo para su autonomía y a su vez para lograr los acuerdos necesarios con los otros actores educativos.

Este blog, intenta entonces desde su humilde participación, poner en conocimiento la necesidad de preparar instituciones y docentes para mucho que no han sido preparados en su momento, una práctica inclusiva, real, basada en la aceptación de la diversidad, y las capacidades diferentes.

Desde ya, deseamos que el material que aquí se publica, y que proviene de diversos países, y contextos sociales, incluyendo el nuestro, sean útiles para generar esos grados de reflexión necesarios y encontrar que nada es imposible, solo diferente, y solo hay que despertar a la realidad.

Prof. Lic. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

Nota

Sumando voluntades: Taller de Informática, “Nuestras Voces.”

Con agrado, doy la noticia que se pone en marcha el Taller de Informática, Nuestras Voces de la Fundación Reencuentro. Dicho taller es auspiciado por este Programa Piloto Despertar a través de ayuda tecnológica, y a través del nexo realizado por nuestro Asesor Psicológico, Lic. Roberto Horacio Casanova entre entidades. Desde ya se les desea el logro de todos los objetivos planteados, y la adquisición de experiencia para marcarse aún más. Indudablemente, la tecnología aplicada correctamente es un arma maravillosa de inclusión, y de inserción laboral, pero también como bien lo marca el proyecto presentado puede “Mejorar la calidad de vida de todos los pacientes internados en nuestro centro terapéutico mediante el acceso a las nuevas Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones, como factor fundamental del desarrollo humano.”. Que sea un emprendimiento con todo éxito.

Lic. Prof. Pedro Roberto Casanova.

Director Programa Piloto Despertar.

Los docentes ante las capacidades diferentes en tiempos de inclusión. y (II)

Sigamos…

Se puede pensar en el caso del profesorado que las actitudes que presentan los docentes en todos los niveles, se producen o varían si el centro educativo es estatal o privado; o que según el nivel educacional las actitudes cambien, o que estas actitudes solo cambian por el propio hecho de tener contacto con un alumnado con capacidades diferentes.

Ciertos estudios, muestran que la actitud más positiva del profesorado se da hacia el pensamiento que la integración es una mejora de la relación social y emocional, pero cuando se concreta en el trabajo diario, estas actitudes positivas comienzan a decaer, lo que marca más que nada que el profesorado en general y en todo nivel tiene expectativas creadas en cuanto a la capacidad de trabajo autónomo en el aula de los portadores de capacidades diferentes, que al no verlas plasmadas, bajan la actitud positiva que existía en primera instancia.

Existen múltiples opiniones sobre la responsabilidad, el trabajo en el aula, el rendimiento y en la intención de hacer un trabajo educativo diferente para los alumnos con necesidades especiales. Sin embargo, esto también demuestra ciertos puntos importantes: a) la falta de preparación adecuada en la formación de profesores de todo nivel, b) cierto miedo de no poder cumplir con los nuevos retos que se presentan, y c) cierto temor a ser “acusados” de maltratos o no respeto los derechos humanos, es decir a denuncias por organizaciones o personas, lo que demuestra cierta vulnerabilidad que se siente por parte de los docentes en el aula, por desconocimiento o experiencias de oídas o reales.

En cuanto a si las unidades educativas sean estatales o privadas favorezcan más la integración es relativo a países y sociedades, en algunos casos resulta más accesible lo privado y en otras lo estatal, mucho tiene que ver con la faz legal, y con los impulsos individuales sobre el tema. Sin embargo la instancia de favorecer la integración por profesores de estos ámbitos no varía en su conjunto en forma significativa, pero si persiste el problema de la concreción áulica.

En cuanto a los niveles tanto en Inicial, Primaria o Secundaria, la actitud positiva es bastante buena en primera instancia. Sin embargo en la etapa de concreción del trabajo diario si bien en todos los niveles hay baja de la actitud positiva, en la que más se nota es en Secundaria. Lo que más mantienen la actitud positiva se encuentran en la infantil. Se remarca entonces la necesidad de mayor formación al respecto de los profesionales. La integración es mantenida muy alta en la Primaria, y en cuanto a los recursos, tanto Primaria como Secundaria tienen quejas sobre espacios, elementos, y demás cuestiones necesarias para dar mejor atención.

En muchos casos, se nota la falta de elementos para identificar las problemáticas o capacidad para ello, faltan nociones y faltan muchas veces según los lugares y tipos de trabajo, los tiempos y motivaciones necesarios para incursionar en un aprendizaje ya casi personal sobre estos temas, ante la falta de formación adecuada y proyectos institucionales.

En cuanto a si hubo o hay proximidad entre el profesorado y alumnos con capacidades diferentes sin ser de la rama de educación pertinente, en general al menos un 50% lo ha tenido o tiene de alguna forma, pero no hay grandes diferencias en cuanto a sus formas de trabajo en el aula, o en su pensamientos sobre los rendimientos, en eso se equiparan, a veces podríamos decir que la experiencia vivencial, como experiencia misma, no hace al maestro.

En general, a modo de simple conclusión podríamos decir que: no importa si la unidad educativa es estatal o privada, o si han tenido o tienen contacto con alumnos con capacidades diferentes, sí se nota una falta de investigación, de trabajo áulico, de dedicación en la formación de currículos personalizados en la escuela secundaria, que es mayor a los otros niveles, si esto marca una falta de responsabilidad o compromiso, también marca la falta de preparación, información y formación adecuada.

Como positivo quiero remarcar que en todos los niveles, hay conciencia de integración, de necesidad de inclusión, y de cierta buena voluntad ante las capacidades diferentes, lo que deja espacio para pensar que aún es tiempo de despertar, y por eso, este blog insiste en la información, para la formación de docentes que deseen concretar sus actitudes positivas en la educación de personas con capacidades diferentes, dado que la realidad está allí.

Lic. Prof. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

Nota

Los docentes ante las capacidades diferentes en tiempos de inclusión. (I)

No es, creo, necesario especificar las difíciles situaciones en las que se ven implicadas las personas con capacidades diferentes en las sociedades que nos rodean y conformamos; podríamos referirnos, lisa y llanamente a un enfrentamiento con actitudes muy generalizadas. Estas actitudes, han sido analizadas por muy diversos autores e instituciones, pero igualmente aunque fueron vistas desde un punto científico, nunca fueron suficientemente estudiadas, así también si bien se han intentado ciertos cambios digamos pragmáticos o empíricos, poco se ha avanzado en la realidad.

Se ha intentado propugnar cambios en actitudes de docentes, padres, compañeros; se ha intentado modificar técnicas para la generación de nuevas actitudes en el profesorado, al igual que en el alumnado, se ha intentado magnificar la cooperación y la tolerancia necesaria para lograr una inclusión efectiva.

Ciertamente también se han hechos cambios en muchos marcos legales, pero, muchas son nada más que buenas intenciones. En cuanto a la práctica educativa muchas veces, demasiadas cosas quedan como irrelevantes, y pasan desapercibidas.

Al final, las formas que tenemos de relacionarnos con las discapacidades diferentes, está influida por un conjunto complejo, basados en nuestras experiencias, en como definimos el término “discapacidad”, o en cómo hemos sido informados durante años sobre el tema, no sin quitar el consabido miedo a lo “diferente”, sumando muchos mitos sobre el tema.

Aún en la actualidad, muchos docentes siguen siendo muy críticos ante las capacidades diferentes, y también muchos padres observan ciertas conductas que no ayudan a la inclusión. Igualmente la ayuda social estatal, muchas veces cae en discursos muy “acordes”, pero a la hora de los servicios se crean más barreras que las que se logran voltear.

La integración, la inclusión a la escuela, necesita de apertura real hacia la diversidad, de una flexibilidad, y de un compromiso, para generar procedimientos, opciones y metodologías apropiadas.

Pero allí, está el reto más duro, más difícil, es un desafío total, según las concepciones creadas durante años y años en el sistema y en la comunidad. Es un reto profesional, que necesita de profesionales de la educación, decididos, y hasta audaces, pero como sé que existen, despertar sigue siendo posible.

Seguiremos pensando juntos…

Lic. Prof. Pedro Roberto Casanova 

Director Programa Piloto Despertar

“Que no queden contra una pared”

450px-Señalética_de_capacidades_diferentes

Vídeo-Conferencia:TIC, inclusión, educación especial y modelos en anillos

Rafael Sanchez Montoya

doctor en Métodos de Investigación e Innovación Educativa, profesor de la Universidad de Cádiz (España), representante del MEC (España)  en el proyecto SEN-IST-NET (Red Europea de Excelencia sobre N.E.E y Tecnologías de la Sociedad de la Información), de la Agencia Europea para el Desarrollo de la Educación Especial (Bruselas).

Ponente en el Congreso “Scratch@MIT”  (Massachusetts, EE.UU. 2008).FachhochschuleTrier. University of Applied Sciences de Trier (Alemania, 2008), ¿Más avance tecnológico implica más inclusion? (MEC España, 2011), OEA:Las nuevas tecnologías y la educación inclusiva. (Costa Rica, 2007), Entornos Virtuales de Aprendizaje (Universidad Abdelmalek, Marruecos, 2007), …

Articulista y autor, entre otros, de libros como Itinerarios inclusivos, computadoras y competencias. (Editorial Universidad UNED Costa Rica, 2012), Laptop, andamiaje para la Educación Especial (coautor, UNESCO, 2011). Nuevas Tecnologías aplicadas a las didácticas especiales (Anaya, obra colectiva, 2000),   Ordenador y discapacidad (CEPE, Madrid, 2ªed. 2002), TIC, dependencia y diversidad (Vodafone, obra colectiva, 2005), Las tecnologías en la Escuela Inclusiva: nuevos escenarios, nuevas  oportunidades (Real Patronato, coordinación, 2006). Coautor capítulo VI “Redes de Apoyo” del libro Movilización social para CEIBAL (UNESCO, 2011)….y más.

Organización de Estados Iberoamericanos OEI

  • Dicen que es demasiado difícil encontrar personas que reflejen tanto experiencias como pensamientos propios en su decir, entonces evidente que tengo mucha suerte, y no puedo dejar de recomendar insistentemente esta conferencia.

Sobre la aplicación de la Ley Nacional de Salud Mental N°26657 en contextos de encierro y el rol del Psicólogo

Salud mental, inclusión y Derechos Humanos “La condena de ser pobre, loco…y viejo”
Lic. Roberto Horacio Casanova

Subo hoy la presentación realizada, en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, por nuestro psicólogo asesor, el pasado 17 de mayo, con la presencia de 450 inscriptos.

Niños Excepcionales: Inclusión e Integración de personas con autismo

Autismo Diario on 9 julio, 2013. Por Alberto Vivas Peralta, Argentina

Es conocido por todos el largo debate de los últimos años alrededor de las distintas modalidades y abordajes educativos que ejercemos y proponemos con y sobre las personas con discapacidad, los distintos modelos parecieran ostentar en su mayoría buenas intenciones y respuestas para los niños que debían de algún modo ser “ubicados”, “puestos”, “encajados” en algún establecimiento que los “eduque”.

Paradójicamente, la Ley Nacional de Educación 26206 (Argentina), en su artículo 79, establece que: Se debe garantizar la inclusión educativa a través de políticas universales y de estrategias pedagógicas y de asignación de recursos que otorguen prioridad a los sectores que más lo necesitan. Se trata de medidas destinadas a enfrentar situaciones de injusticia, marginación, estigmatización y otras formas de discriminación, derivadas de factores socioeconómicos, culturales, geográficos, étnicos, de género o de cualquier otra índole que afecte el ejercicio pleno del derecho a la educación. El principio rector del Marco de Acción de la Conferencia Mundial sobre necesidades especiales (Salamanca, 1994) es que todas las escuelas deben acoger a todos los niños independientemente de sus condiciones personales, culturales o sociales; niños con discapacidad , niños de la calle o en riesgo de exclusión social, de minorías étnicas, lingüísticas o culturales, de zonas desfavorecidas o marginales, lo cual plantea un reto importante para los sistemas escolares.

Sabemos que queremos una educación con todos, una educación para todos, en especial para aquellos que parecieran más impedidos, que necesitan de la construcción de mayores estrategias ambientales, tecnológicas y cognitivas para acceder a los contenidos.

Los educadores iniciamos este camino esquivando estereotipias, tratando de atrapar una mirada que los enlace a nuestra cultura, una palabra que los atrape en el lenguaje, nos encontramos con ellos, “los otros”, “los diferentes”, “los discapacitados”. Los estudiantes con trastornos del espectro del autismo son el gran interrogante para la educación mundial y en especial para la propuesta educativa nacional, sus posibilidades de aprendizaje pueden ser las mismas que las de cualquier otro niño, independientemente de la patología que porte, sin embargo sus diferencias para aprender nos desafían a buscar caminos y propuestas que resulten útiles para su educación, que entendemos como la única realidad posible de inclusión social para las personas con autismo.

Entonces comenzamos a pensar en el armado del rompecabezas, en la confección del traje educativo para cada uno de ellos, educación especial, integración escolar, ¡y por qué no! Inclusión. ¿Puede el sistema educativo nacional ser el soporte de un modelo inclusivo? ¿Pueden las escuelas de educación convencional incluir a los niños con discapacidad en general y con Trastornos del Espectro del Autismo en particular? ¿Comprendemos los maestros a qué nos referimos con inclusión? ¿Puede nuestro glorioso currículum sostener un modelo para todos, aunque éstos “todos” no puedan ostentar el ideal de perfección que la sociedad espera para constituir un ciudadano?.

¿Es posible pensar en los niños y niñas con Trastornos del Espectro del Autismo como sujetos de educación bajo la atención de currículums tan plagados de homogeneidad?

Educando niños excepcionales

Uno de los principales desafíos de la educación moderna es la inclusión educativa de los niños con Trastornos del Espectro del Autismo, generar un modelo educativo para todos, asegurar que los alumnos tengan acceso a un aprendizaje significativo. Favorecer que la integración escolar continúe siendo una respuesta posible para las personas con necesidades educativas especiales, como pueden ser los llamados del “espectro del autismo”, incorporándolos a un sistema de escuela convencional, que llegue a cubrir en su totalidad los objetivos que tracemos para ellos, recibiendo una educación acorde a sus necesidades en la escuela, junto a sus amigos, hermanos y en el marco de su propio contexto social.

Debemos implantar modelos de inclusión para niños excepcionales con la idea de generar una educación lo más significativa posible, para cada uno de nuestros estudiantes, con independencia de si tienen o no un trastorno de espectro del autismo. Como estrategia de inclusión educativa, cada estudiante que se incorpore al centro escolar deberá ser evaluado por un equipo de profesionales interdisciplinarios, luego de esta evaluación, y en conjunto con padres, personal del programa y los propios estudiantes se diseñará para ellos un plan específico basado en un sistema de Planificación Centrada en la Persona (PCP), con metas claras y evaluables siguiendo su progresión y posibles modificaciones, persiguiéndose la adquisición de aspectos de autonomía y toma de decisiones de cada uno de los sujetos de manera progresiva.

Todo niño debería tener como referente un grupo de clase de educación ordinaria y participar activamente de la vida escolar general, independientemente de los apoyos que necesite por parte del servicio educativo, el cual brindaría la cantidad y calidad de soportes de apoyo que sean necesarios para el bienestar del estudiante en el salón de clases convencional y adaptado.

En el programa educativo basado en PCP deben figurar las metas y objetivos trazados para el año en curso en las distintas dimensiones que requiere un modelo de planificación centrada en la persona; el mismo debe contemplar lineamientos esenciales basados en cómo incluir al sujeto en participación con su comunidad, con formación competente para manejarse en la sociedad pudiendo hacer respetar sus deseos y en posición de elegir para sí mismo, siendo la audoterminación un eje central de la inclusión social y educativa.

De este modo el proceso inclusivo del estudiante se constituirá en una formación integral, realizada a medida de las necesidades y de los tiempos de aprendizaje de cada uno de los niños y jóvenes, independientemente de los mandatos curriculares y de los tiempos de los modelos integracionistas.

Plantear un modelo educativo comprometido con el respeto a la diversidad y la inclusión de todos y para todos es una obligación de los docentes y una necesidad social que debe ser entendida como lo “normal”. Una de las apuestas más fuertes es transmitir a los estudiantes “convencionales”, los principios y valores de inclusión, respeto, ayuda y aceptación de las personas con discapacidad, es en ellos -donde los “los otros”, los “diferentes”- logran su principal éxito, el cambio social, la concientización, otro modo de “mirar” se propaga de niño en niño, de familia en familia desdibujando las fronteras entre “nosotros” y los “otros”.

La apuesta es a un proyecto educativo que cumple un rol esencial en el proceso de concientización, generando una continua búsqueda de estrategias en pos de ofertar una “escuela para todos”. Con este enfoque buscamos que todos nuestros estudiantes comprendan que la tarea educativa que favorezca la inclusión no puede estar aislada de un proyecto de sociedad del cual todos somos actores fundamentales.

Educar en valores es el eje principal de todo proyecto educativo, es parte de una filosofía de vida que abarca las diferentes dimensiones humanas, reconoce a la diversidad como valor y como fuente de enriquecimiento. El éxito de este modo de educar se mide por los logros de cada alumno y por el desarrollo y bienestar de la comunidad.

Finalmente, buscamos en este camino un espacio donde la escuela recupere su función socializadora, que encuentre en la diversidad un campo fértil a la formación integral y humana de las generaciones venideras, donde el “otro” no sea el reforzante de nuestra propia identidad, donde el cuerpo “fallado” no confirme la integridad del nuestro, donde la discapacidad no legitime la capacidad, un espacio para todos, un espacio con todos.

Bibliografía:

  1. Ainscow, M. (1995). Necesidades especiales en el aula. Madrid: Narcea.
  2. Arnaiz, P. (1995). Integración, segregación, inclusión. Ponencia presentada en la XXII Reunión Científica de AEDES “10 años de integración en España: análisis de la realidad y perspectiva de futuro.Murcia.
  3. Dolto, F. (1986). La causa de los niños. Paidós. Buenos Aires.
  4. Dolto. F (1987). Qué ha sido de nuestros niños locos?. Nueva Visión. Buenos Aires.
  5. Skliar, C. (2007). Y si el otro no estuviera allí? Notas para una pedagogía (improbable) de la diferencia. Miño y Dávila . Argentina.
  6. De La Vega, E.(2008). Las Trampas de la Escuela Integradora, la intervención posible. Noveduc. Argentina.
  7. Larrossa, J. (2001). “Igualdades, diferencias y desorientaciones politico – culturales en la nueva Babel”, en : NovaAmérica, Río de Janeiro, pp. 33-38.
  8. Walzer, M. (1998). Tratado sobre la tolerancia. Paidós. Barcelona.

Sobre el autor:

Alberto Vivas Peralta, es Magister en educación, licenciado en Psicología y Psicopedagogía, docente de educación especial, posgrado en gestión de servicios de la discapacidad. Director del Colegio de Educación Para Personas con Trastornos de Espectro Autista. Program Exceptional Children “Hans Christian Andersen”. Profesor Titular de las cátedras de Psicopedagogia, Diagnóstico psicopedagógico I, Psicologia y Cultura, Psicología Cognitiva, Introducción a la Educación Especial y Educación Temprana del Instituto Superior de Formación Docente “Andersen”.