Guía Integración TEA en Primaria.

(en el aula, se encuentra)…”el colectivo de alumnos con Trastorno del Espectro Autista (TEA), con peculiaridades que es preciso conocer y tener en cuenta para llevar a cabo una intervención acertada y eficiente. Puesto que en la escuela se desarrolla una parte importante de la vida de los niños; para favorecer la evolución personal y social del alumnado es preciso que la intervención psicoeducativa ofrezca respuestas a las necesidades individuales aportando el apoyo necesario en la instrucción académica y favoreciendo, también, la integración en su grupo de iguales.”…

AUTORA.
Mª del Mar Gallego Matellán
ILUSTRACIONES.
Estela Quirós. Surma Visión
COLABORARON EN ESTA GUÍA.
Ricardo Canal Bedia
Blanca Esteban Manjón
Isabel Guerra Juanes
José Miguel Toribio Guzmán
Dolmen Multimedia S.L.
EDITA.
Instituto Universitario de Integración en la Comunidad – INICO

Universidad de Salamanca (2012)

Anuncios

Los docentes ante las capacidades diferentes en tiempos de inclusión. y (II)

Sigamos…

Se puede pensar en el caso del profesorado que las actitudes que presentan los docentes en todos los niveles, se producen o varían si el centro educativo es estatal o privado; o que según el nivel educacional las actitudes cambien, o que estas actitudes solo cambian por el propio hecho de tener contacto con un alumnado con capacidades diferentes.

Ciertos estudios, muestran que la actitud más positiva del profesorado se da hacia el pensamiento que la integración es una mejora de la relación social y emocional, pero cuando se concreta en el trabajo diario, estas actitudes positivas comienzan a decaer, lo que marca más que nada que el profesorado en general y en todo nivel tiene expectativas creadas en cuanto a la capacidad de trabajo autónomo en el aula de los portadores de capacidades diferentes, que al no verlas plasmadas, bajan la actitud positiva que existía en primera instancia.

Existen múltiples opiniones sobre la responsabilidad, el trabajo en el aula, el rendimiento y en la intención de hacer un trabajo educativo diferente para los alumnos con necesidades especiales. Sin embargo, esto también demuestra ciertos puntos importantes: a) la falta de preparación adecuada en la formación de profesores de todo nivel, b) cierto miedo de no poder cumplir con los nuevos retos que se presentan, y c) cierto temor a ser “acusados” de maltratos o no respeto los derechos humanos, es decir a denuncias por organizaciones o personas, lo que demuestra cierta vulnerabilidad que se siente por parte de los docentes en el aula, por desconocimiento o experiencias de oídas o reales.

En cuanto a si las unidades educativas sean estatales o privadas favorezcan más la integración es relativo a países y sociedades, en algunos casos resulta más accesible lo privado y en otras lo estatal, mucho tiene que ver con la faz legal, y con los impulsos individuales sobre el tema. Sin embargo la instancia de favorecer la integración por profesores de estos ámbitos no varía en su conjunto en forma significativa, pero si persiste el problema de la concreción áulica.

En cuanto a los niveles tanto en Inicial, Primaria o Secundaria, la actitud positiva es bastante buena en primera instancia. Sin embargo en la etapa de concreción del trabajo diario si bien en todos los niveles hay baja de la actitud positiva, en la que más se nota es en Secundaria. Lo que más mantienen la actitud positiva se encuentran en la infantil. Se remarca entonces la necesidad de mayor formación al respecto de los profesionales. La integración es mantenida muy alta en la Primaria, y en cuanto a los recursos, tanto Primaria como Secundaria tienen quejas sobre espacios, elementos, y demás cuestiones necesarias para dar mejor atención.

En muchos casos, se nota la falta de elementos para identificar las problemáticas o capacidad para ello, faltan nociones y faltan muchas veces según los lugares y tipos de trabajo, los tiempos y motivaciones necesarios para incursionar en un aprendizaje ya casi personal sobre estos temas, ante la falta de formación adecuada y proyectos institucionales.

En cuanto a si hubo o hay proximidad entre el profesorado y alumnos con capacidades diferentes sin ser de la rama de educación pertinente, en general al menos un 50% lo ha tenido o tiene de alguna forma, pero no hay grandes diferencias en cuanto a sus formas de trabajo en el aula, o en su pensamientos sobre los rendimientos, en eso se equiparan, a veces podríamos decir que la experiencia vivencial, como experiencia misma, no hace al maestro.

En general, a modo de simple conclusión podríamos decir que: no importa si la unidad educativa es estatal o privada, o si han tenido o tienen contacto con alumnos con capacidades diferentes, sí se nota una falta de investigación, de trabajo áulico, de dedicación en la formación de currículos personalizados en la escuela secundaria, que es mayor a los otros niveles, si esto marca una falta de responsabilidad o compromiso, también marca la falta de preparación, información y formación adecuada.

Como positivo quiero remarcar que en todos los niveles, hay conciencia de integración, de necesidad de inclusión, y de cierta buena voluntad ante las capacidades diferentes, lo que deja espacio para pensar que aún es tiempo de despertar, y por eso, este blog insiste en la información, para la formación de docentes que deseen concretar sus actitudes positivas en la educación de personas con capacidades diferentes, dado que la realidad está allí.

Lic. Prof. Pedro Roberto Casanova

Director Programa Piloto Despertar.

Nota

Los docentes ante las capacidades diferentes en tiempos de inclusión. (I)

No es, creo, necesario especificar las difíciles situaciones en las que se ven implicadas las personas con capacidades diferentes en las sociedades que nos rodean y conformamos; podríamos referirnos, lisa y llanamente a un enfrentamiento con actitudes muy generalizadas. Estas actitudes, han sido analizadas por muy diversos autores e instituciones, pero igualmente aunque fueron vistas desde un punto científico, nunca fueron suficientemente estudiadas, así también si bien se han intentado ciertos cambios digamos pragmáticos o empíricos, poco se ha avanzado en la realidad.

Se ha intentado propugnar cambios en actitudes de docentes, padres, compañeros; se ha intentado modificar técnicas para la generación de nuevas actitudes en el profesorado, al igual que en el alumnado, se ha intentado magnificar la cooperación y la tolerancia necesaria para lograr una inclusión efectiva.

Ciertamente también se han hechos cambios en muchos marcos legales, pero, muchas son nada más que buenas intenciones. En cuanto a la práctica educativa muchas veces, demasiadas cosas quedan como irrelevantes, y pasan desapercibidas.

Al final, las formas que tenemos de relacionarnos con las discapacidades diferentes, está influida por un conjunto complejo, basados en nuestras experiencias, en como definimos el término “discapacidad”, o en cómo hemos sido informados durante años sobre el tema, no sin quitar el consabido miedo a lo “diferente”, sumando muchos mitos sobre el tema.

Aún en la actualidad, muchos docentes siguen siendo muy críticos ante las capacidades diferentes, y también muchos padres observan ciertas conductas que no ayudan a la inclusión. Igualmente la ayuda social estatal, muchas veces cae en discursos muy “acordes”, pero a la hora de los servicios se crean más barreras que las que se logran voltear.

La integración, la inclusión a la escuela, necesita de apertura real hacia la diversidad, de una flexibilidad, y de un compromiso, para generar procedimientos, opciones y metodologías apropiadas.

Pero allí, está el reto más duro, más difícil, es un desafío total, según las concepciones creadas durante años y años en el sistema y en la comunidad. Es un reto profesional, que necesita de profesionales de la educación, decididos, y hasta audaces, pero como sé que existen, despertar sigue siendo posible.

Seguiremos pensando juntos…

Lic. Prof. Pedro Roberto Casanova 

Director Programa Piloto Despertar

“Que no queden contra una pared”

450px-Señalética_de_capacidades_diferentes

Integración de adolescentes no-videntes en la escuela secundaria, conceptos generales.

Desde ya también a los adolescentes no videntes les cabe el derecho de concurrir a la escuela como extensión del que tiene a permanecer con su familia y con la comunidad a la que pertenece; y por lo tanto una como otra tienen la obligación de proporcionarles los equivalentes de los que gozan sus pares sin esta problemática, es decir que una capacidad diferente no debería ser motivo, para impedir que se viva bajo inclusión en el diario vivir y/o en muchas actividades, el aislamiento debe ser un recurso descartado desde el vamos.

Además es lógico pensar que un individuo con capacidad diferente vivirá sumamente mejor si comparte un entorno social que favorezca su crecimiento y desarrollo como persona humana, y aquí es donde es importante proporcionar accesos a mundos sociales e informativos activos y que den oportunidades de realización.

No quiere esto significar que no habrá casos particulares en que ciertos adolescentes no se vean muy favorecidos en una integración, pero en general esto tiene mucho que ver en las formas en que se realizan las mismas, y en el tipo de instituciones en las que se lleven a cabo; porque no basta con sumar a un joven a un aula para hablar de integración, este es solo un paso, tal vez el comienzo más importante para una institución secundaria, pero necesariamente debe haber más pasos a continuación, la integración es un proceso, en la que el no-vidente necesita una estimulación constante para la socialización y la participación, porque se corre el riesgo de ser un aislado-integrado, aunque parezca totalmente incoherente el concepto.

Es necesario el concurso de la institución secundaria para facilitar espacios y acciones, pero, sin presencia familiar y sin presencia de maestros integradores, nada de esto es posible, no solo por la falta de preparación específica del profesorado de secundaria sino por la atención constante que necesita el adolescente, para encontrar los mecanismos que lo lleven a su independencia, que está en pleno proceso de construcción.

Y por supuesto se necesitan adaptar los contenidos curriculares, que en general están preparados y dictaminados para un complejo adolescente y un alumnado cuasi perfecto según el imaginario de los sistemas educativos, aquí es donde integrador y profesor deberán trabajar en forma conjunta para lograr objetivos.

Al final al ir sumando necesidades, encontramos que este tipo capacidad diferente necesita el concurso de ciertos factores, como ser: buscar una educación de la mayor calidad posible, liderazgo de parte de las autoridades educativas, flexibilidad en los profesores de aula, un acabado compromiso familiar, y una planificación constante sobre las etapas que transitan los adolescentes en su faz individual sin olvidar que cada uno es una particularidad en sí mismo.

Y todavía nos encontraremos con más cada día, porque es imposible abarcar un todo ante una capacidad diferente, todo se deberá investigar, y seguir en búsqueda de mejores procesos, lo humano es vital, cambiante, imposible de catalogar en forma exacta.

Mas si la realidad nos obliga a ver segregaciones por motivos de falta de compromiso e incluso por ignorancia, la cuestión es despertar continuamente a formas de inclusión, novedosas y flexibles, que nos indicarán que sí es posible lograr que un día se tenga que dejar de buscar lugares para integración, porque la integración será un hecho normal, y sin discusión.

Web Master Programa Piloto Despertar.